21/2/06

El enemigo se lleva dentro

Las torturas y vejámenes a los soldados regulares del ejército colombiano, cometidos por sus superiores en un campo de entrenamiento, deja, entre otros, un interrogante que debería llamarnos a la reflexión: ¿Hasta qué punto la guerra se ha metido en el alma de quienes la enfrentan a diario, convirtiéndolos en seres insensibles y crueles? ¿No es ésta quizás la mayor conquista del “enemigo”? En esta guerra infame, muchos compatriotas han perdido su vida, su libertad, sus bienes. Y todos, de alguna manera, hemos perdido algo. Ahora sabemos que también estamos perdiendo el alma de quienes empuñan las armas para defendernos.

7 comentarios:

toposauro dijo...

Las torturas en el ejercito han sido pan de cada día, agazapadas detras de ritos de paso o simplemente castigos por mala conducta que van más allá de una pasada por el calabozo. Eso lo hemos vivido en carne propia quienes de una u otra manera hemos participado de la institución militar.

Topamos...

Jaime Ruiz dijo...

Pablo, sólo quería invitarlo a inscribir su blog en la blogoteca, un directorio abierto de blogs colombianos que ofrece actualizaciones de los últimos posts y servicios de consultas. Un saludo.

pabloprensa dijo...

Confiemos Toposauro en que las alertas encendidas por los hechos recientes y la vigilancia de los organismos de control contribuyan a disminuir estas prácticas inhumanas, aunque tienes razón: siempre existirá el riesgo de esconderlas bajo el ropaje de la disciplina militar.
Tal vez llegue el día en que se puedan develar y discutir en público muchos asuntos que se guardan en secreto en la esfera militar, pero las circunstancias actuales en nuestro país no lo hacen propicio aún.

Saludo.

pabloprensa dijo...

Jaime, muchas gracias por la invitación. Será un honor pertenecer a este directorio que, supongo, diriges.
Saludos

pabloprensa dijo...

Encuentro un texto del General(r) Álvaro Valencia Tovar sobre la Ética del mando en la institución militar, del cual cito algunas frases que vienen bien a la reflexión que aquí se plantea:

-”El mando entrega prerrogativas y dominio sobre las personas, que es preciso saber administrar. Las tentaciones del autoritarismo no son pocas cuando el radio de acción de la autoridad es prácticamente ilimitado. Es aquí donde las cualidades del verdadero superior afloran con toda su riqueza o la falta de ellas en quien no sabe serlo acusan sus más agudos efectos negativos”.

-”El sentimiento humanitario, la sensibilidad, la compasión, el afecto, son condiciones que ganan la adhesión de los subalternos, sin que por practicarlas adecuadamente pierdan su necesaria rigidez los moldes del mando. Recordar que se dirigen seres humanos, con sentimientos, flaquezas, limitaciones, y no autómatas forzados a obedecer sin réplica, contribuye a hacer del mando una relación más positiva”.

-”El abuso de la indefensión del subalterno suele ser una de las conductas antiéticas en el militar con mando. Utilizarlo como cordero expiatorio de fallas que no son suyas, utilizar el castigo como argumento sin caer en cuenta de que éste debe ser un recurso extremo y proporcionado con la gravedad de la falta, hostilizar hasta la desesperación a un subalterno por antipatía, utilizar la autoridad para ejercer represalias contra alguien por razones ajenas al servicio, ofender de palabra o -más grave aún- de obra, son formas de quebrantar la ética del mando, que muchas veces exige todo para sí: lealtad, subordinación, respeto, acatamiento, consideraciones, que el jefe no está dispuesto a dar en medida equivalente al subordinado”.

Ojalá quienes están a cargo del entrenamiento de los reclutas y quienes tienen posición de mando en las Fuerzas Armadas de Colombia recuerden y apliquen estas enseñanzas escritas por un hombre de milicia, como ellos.

Álvaro Ramírez dijo...

Gracias por la referencia, Pablo.

Asombrosa la cita del General. Más por lo que calla o deja entrever que por su capacidad de influir en una institución cuya base piramidal y su excesivo modelo jerárquico invita sitemáticamente al abuso del poder que detentan los superiores de rango. Opino yo.

Títere Sin Cabeza dijo...

Don Pabloprensa:
En respuesta a su reciente visita, a Títere Sin Cabeza, le informo que la fotografía original había sido editada para evitar suspicacias. No obstante, a petición suya, ahora la publicamos sin alteraciones, con la seguridad de que la opinión pública conoce del tratamiento transparente de los asuntos de Estado por parte de éste Consulado y de los demás funcionarios del actual Gobierno (y del próximo).

TSC

 

pabloprensa © 2005 using D'Bluez Theme Designed by Ipiet Supported by Tadpole's Notez Based on FREEmium theme