23/8/05

Opiniones a prueba


Triste papel el del ex-director del diario El Colombiano de Medellín y hoy senador de la República, Juan Gómez Martínez, quien se empeña en introducir en el Código Penal una norma dirigida expresamente contra los periodistas y comunicadores sociales, bajo la figura de “injuria y calumnia calificadas”.
La injuria y la calumnia están tipificadas como delitos en los artículos 220 y 221 del Código Penal colombiano (“Título V. Delitos contra la integridad moral”), con penas que van de uno a 3 y 4 años de prisión respectivamente y multa de diez (10) a mil (1.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes en cada caso.
Incluso el artículo 223 establece que estas penas se aumentarán de una sexta parte a la mitad “cuando alguna de las conductas previstas en este título se cometiere utilizando cualquier medio de comunicación social u otro de divulgación colectiva o en reunión pública”.
El texto que promueve el ilustre senador, dice:
“INJURIA Y CALUMNIA CALIFICADAS: A las penas previstas en los artículos 220 y 221 quedará sometido el director, periodista, comunicador social, cronista, articulista de Medios de Comunicación Social u otros medios de divulgación colectiva que haga públicamente injuria o calumnia o cualquier aseveración sin fundamento o prueba controvertida, que atente contra la dignidad, el buen nombre, la reputación, la moral de una persona, su vida privada o su familia.”
Si se lee con cuidado, la aparente precisión del texto del senador, realmente nos introduce en el terreno de las ambigüedades. No le basta al senador la definición que hace el Código Penal de los delitos de injuria (“El que haga a otra persona imputaciones deshonrosas”, art. 220) y calumnia (“El que impute falsamente a otro una conducta típica”, art. 221), sino que agrega de su cosecha la frase “cualquier aseveración sin fundamento o prueba controvertida” lo cual abre una amplia puerta para que se penalice cualquier opinión que alguien exprese sobre otra persona, además de caer en el absurdo de tener que sustentar con “pruebas” su punto de vista. ¿Habrá qué probar entonces lo que se piensa de un director de cine, de una reina de belleza, de un candidato político, de un jugador de fútbol, de otro columnista o del senador de la República que presenta proyectos que para una parte del público pueden resultar absurdos? ¿Lesionará eso la dignidad, el buen nombre, la reputación de una persona? ¿Qué prueba será válida para opinar?
Y atención, que aunque la norma que promueve el senador hable expresamente de directores de medios de comunicación social, periodistas, comunicadores sociales, cronistas y articulistas, realmente incluye a CUALQUIER PERSONA que opine a través de “medios de divulgación colectiva”, por ejemplo, nuestros blogs en Internet.
Es mi opinión ¿Tendré que probarla?
Notas relacionadas: Noticia del Senado de la República, Código Penal Colombiano, Vanguardia Liberal, Comunicado de la FLIP, Juan Gómez en Semana Digital, Director de la FLIP en Semana Digital
Foto: El Colombiano

18 comentarios:

vopa dijo...

Cordial saludo:
Realmente, como abogado, me parece gravisimo que un delito de esta configuracion se establezca porque el venonos termino de "cualquier aseveracón", por ambiguo y general, mandaria a la carcel o por lomenos a responder penalmene a mucha gente, no solo periodistas. En mi caso, cuando acabo de publicar un post sobre un ficticio caso penal, puedo estar corriendo grave peligro.

pabloprensa dijo...

Vopa: en la parte seria, estoy de acuerdo con la ambigüedad del texto que permitiría "empapelar" a cualquiera que exprese una opinión que no le guste a alguien. Y sobre el irónico caso del "burro asesino" no creo que corras peligro, a menos que haya sido una forma indirecta de referirse a algún ilustre personaje. En cambio, Kozure si corre riesgos por el nombre que sugirió para el animalito de marras.

Mal Ladrón dijo...

Qué cosas. Es realmente triste que las propuestas legales en este país, además de sustentarse en asuntos tan impresentables como la restricción de la libertad de opinión, estén plagadas de imponderables. Me estoy asustando de lo que escribí sobre don Álvaro en estos días en que no tenía nada que hacer.
Saludos. Buen blog

marsares dijo...

Juan Gómez Martínez está haciendo honor a su ideología. Lo simpático del asunto es que debe investigar un poco más para no hacer el oso. Colombia ha suscrito convenios internacionales sobre libertad de prensa que no puede desconocer. Es tan absurdo este proyecto de ley como el de acto legislativo de Gabriel Zapata sobre el perdón presidencial para delitos atroces. Entierro de pobre para la caverna que, según parece, en estos tiempos tiene caldo de cultivo para reproducirse. Ah, con mi Dr. Uribe, con amigos así para qué enemigos.

Julián Ortega Martínez dijo...

No se puede esperar más de un senadorcito de medio pelo y ex gobernador que está tan opacado que le tocó salir con esto para ganar protagonismo. Ahora, disentir con Alvarito no va a ser "mala educación" sino "delito de opinión". Muy mal.

El editor dijo...

Me parece peligrosisimo para la libertad de prensa y para la democracia en general esto que usted nos comunica. No podemos asegurar que vayamos camino hacia una dictadura, pero si no es para alla que vamos, al menos si hacia un pais terriblemente represivo y autoritario. Señor Pablo Prensa, gracias por la informacion y me parece que los bloggers no podemos dejarnos amedrentar por estas medidas. Todo lo contrario tenemos que desafiarlas escribiendo lo que los grandes medios no se atreven o no quieren decir.

Álvaro Ramírez dijo...

Pablo muchas gracias por llamar la atención sobre este proyecto inaudito. Parece increíble que venga de alguien que ha ejercido el periodismo. A eso hay que oponerse rotundamente. Y deberíamos hacerlo desde los blogs.
Veo que hay 5 comentarios calificados antes del mío. Muy buenos todos y cada uno de ellos aporta a una discusión que debemos extender. No sé cómo pero debería extenderse, porque como dice El Editor, esto es peligro y es una amenaza contra la libertad de expresión que no puede ni debe prosperar.
Crear un blog colectivo?

pabloprensa dijo...

Álvaro: Me parece muy buena tu idea para unificar voces de rechazo a este proyecto y otros que pretendan vulnerar la libertad de expresión y de opinión. No sé bien cómo manejar un blog colectivo, pero si tú u otra persona lo inicia, estoy seguro que muchos adheriremos. También se me ocurre que se puede redactar un pronunciamiento al cual se sumen todos los blogs que quieran respaldarlo para luego imprimirlo y enviárselo al senador, a la mesa directiva del Congreso y a los medios de comunicación. Podría ser una acción de los blogs con impacto en la opinión nacional. Saludos.

marsares dijo...

Excelente la idea que se está cocinando en este blog. Aprovechando la ocasión me permito reproducir la convocatoria que estoy haciendo para que nos pronunciemos al respecto y que acabo de publicar en mi blog:

CARNAVAL DE BLOGS

El artículo de pabloprensa sobre el intento del senador (o cenador, más bien) Juan Gómez Martínez de criminalizar la libertad de expresión debe generar algo más que un rechazo enérgico de todos los blogueros. Alvaro Ramírez propone organizar un frente común y como anillo al dedo he encontrado un comentario interesante en mangas verdes sobre lo que en el mundo anglosajón ha comenzado a surgir y que se llama Carnaval de blogs.

La idea es enlazar blogs en torno a temas específicos, teniendo un coordinador cada vez. Los blogueros enlazados deberán aportar trabajos sobre el tema específico, bien sea de análisis, aporte de datos, señalamientos concretos, denuncias, enlaces a páginas de internet o cualquier tipo de referencia sobre el tema, etc. que se enviarán al correo del coordinador. Para el envío de los aportes se fijará un tiempo determinado, finalizado el cual el coordinador hara la reseña respectiva y reunirá los trabajos y los editará para publicarlos en una página destinada al efecto que permanezca como objeto de investigación para un futuro, sobre los diversos temas que se discutan en el carnaval.

El primer tema con el que se debe inaugurar este carnaval de blogs y el que suscita la preocupación de todos nosotros, es la libertad de expresión, amenazada por el senador en cuestión. Les propongo a los blogueros interesados y amigos que hagan llegar sus aportes a la siguiente dirección: marsares2002@yahoo.com a partir de este momento y hasta el sábado 3 de septiembre a las 12 de la noche. El martes 6 de septiembre se publicará y comenzará un nuevo ciclo semanal. Adicionalmente, y respecto a este tema en especial, se redactará un comunicado para que se adhieran los blogueros y amigos interesados, el cual se enviará al senador en cuestión, medios de comunicación, ONGs, etc.

La tarea a partir de este momento no es sólo de investigación, análisis y comentarios, sino de difusión de esta idea escribiendo a todos los blogs que conozcamos, a nuestros amigos, compañeros de trabajo, de estudio, a todo aquel que quiera participar para que se enriquezca el debate. Como dice pabloprensa, se presenta una oportunidad para que nosotros, los blogueros, hagamos presencia en este adormecido país y detengamos el tsunami represivo que intenta montar el parlamentario antioqueño.

pabloprensa dijo...

El amigo marsares se ha ofrecido para coordinar este primer ejercicio colectivo de pronunciamientos de los blogs sobre el tema de libertad de expresión y el proyecto del senador Gómez Martínez. Si todos estamos de acuerdo, entonces divulguemos la idea y hagámosle llegar nuestros aportes a su correo electrónico.
Propongo que el comunicado que le enviemos al senador y a los medios lo hagamos circular antes por e-mail entre los blogs que participemos para tener en cuenta las sugerencias.
Vamos a ver cómo nos va con este primer ejercicio democrático de expresión colectiva a través de los blogs. Saludos.

Álvaro Ramírez dijo...

Espero divulgar mañana la iniciativa de Marsares para que éste Carnaval sea un éxito y empecemos a conformar un espacio de discusión colectivo.

Anónimo dijo...

Si los periodistas,en verdad tienen un codigo de etica tan estricto y respetan tanto a los demas,porque formar esta alharaca?, a que le temen tanto?, dicen que el que nada debe,nada teme.

Lo que no queremos,quienes ni pensamos ser periodistas es ver la irresponsabilidad de unos muchos en propalar hasta injurias amparados en el tal"fuero periodistico", les parece gracioso ocultar sus bellaquerias ,con ese de "proviene de muy buena fuente";con esa ley o se ponen en cintura y se profesionalizan o a mamar gallo a los infiernos.

Es hora de depurar un gremio bastante utilizado por simples chismosos disfrazados de periodistas.

tatequieto

pabloprensa dijo...

Ese adagio, mi estimado anónimo, es aplicable en condiciones ideales de respeto a la vida y a los derechos de los demás, pero a lo mejor usted se habrá enterado de situaciones de inocentes en Colombia que nada debían y han sido víctimas de la arbitrariedad y de la violencia; muchos de ellos han tenido que abandonar sus tierras por temor a perder algo de mayor valor. De manera que no es tan cierto que quien nada debe, nada teme. Por desgracia, en nuestro país, muchos temen, aunque no deban. Y los periodistas no han sido ajenos a la intimidación injustificada, proveniente de políticos y empresarios corruptos, de guerrillas, de paramilitares, de narcotraficantes y otros grupos de delincuencia organizada, de funcionarios públicos que abusan de su poder y de personas que se esconden en el anonimato.
Si a esto le vamos a agregar leyes que no son precisas en su texto (como es el caso de la frase que contiene el proyecto del senador Gómez Martínez -"cualquier aseveración sin fundamento o prueba controvertida"- que puede dar lugar a distintas interpretaciones y, por tanto, puede ser usada como arma legal para callar a los periodistas que se atrevan a denunciar irregularidades con el prurito de que afecta la "reputación" del implicado), entonces pienso que el panorama lesivo para la libertad de expresión tiende a agravarse y por eso es necesario encender las alarmas. En mi concepto, una norma como la que pretende el senador, es un paso hacia el establecimiento del delito de opinión en Colombia porque se dirige principalmente contra los directores (que suelen ser los editorialistas), los cronistas y articulistas (que también opinan) y los periodistas y comunicadores en general.
Estar en contra de esta iniciativa no significa que se avale la irresponsabilidad de quienes hacen mal uso de los medios de comunicación. Pienso que es necesaria la autorregulación y que debemos ser autocríticos con conductas que desdicen del profesionalismo de los periodistas. Es una labor que le corresponde al gremio periodístico, pero que no debe ser usada como excusa para la censura oficial o de cualquier otro tipo.
Gracias por su comentario.

Anónimo dijo...

"...pero a lo mejor usted se habrá enterado de situaciones de inocentes en Colombia que nada debían y han sido víctimas de la arbitrariedad y de la violencia..",por desgracia tiene razon,se imagina si el periodismo irresponsable,mas frecuente de lo que pudieramos soportar, da su "ayudita" a esa situacion,anomala y perversa.

Quienes deberian estar mas de acuerdo con esa ley,serian los periodistas eticos y responsables,respetuosos y decentes.

El periodismo sin limitaciones ni supervision,seria aceptable en una sociedad en condiciones optimas, se dara usted cuenta que la corrupcion tambien toca a ese gremio,corresponde a los legisladores,marcar las pautas para el ejercicio de esa profesion,exigiendo responsabilidad;usted mejor que yo se dara cuenta de que con "verdades incompletas" o sea medias verdades, no solo se confunde a la sociedad,sino que por las mismas falsas interpretaciones que puedan generar causan a personas,instituciones o al paismismo,graves daños.

El exeso de leguleyismo, frena la disposicion de cambio del gobierno,la situacion en que vivimos es mas que anomala, dejemos que se legisle y se reglamente lo que no marcha muy bien, dejemos gobernar.

Anónimo dijo...

Pabloprensa como no identifique el escrito anterir, sigo:

"..en su texto (como es el caso de la frase que contiene el proyecto del senador Gómez Martínez -"cualquier aseveración sin fundamento o prueba controvertida"- que puede dar lugar a distintas interpretaciones..."

Pabloprensa,usted mismo da la razon al Senador Gomez Martinez, el,periodismo,"puro", intachable,veraz, objetivo,que usted defiende , es preciso,no debe dar lugar a distintas interpretaciones, nada debe temer ante esta ley ,destinada a "refinar" el periodismo colombiano.

tatequieto

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Gatopardo dijo...

Vamos a poner un hipotético caso práctico como ejemplo: vamos a suponer que yo soy un político corrupto, y me he hecho multimillonario con el narcotráfico. Un periodista honesto escribe un artículo de denuncia, aporta todas las pruebas, y lo documenta dentro de sus posibilidades, que no es la de la DEA ni el FBI.
Y como canalla corrupto se me ocurre que le voy a dar un escarmiento, y le pongo una denuncia por injurias, calumnias, daño moral, y le pido millones de indemnización a él y al director de la publicación.
Por lo pronto el del banco del periodista le va a cancelar los créditos inmediatamente porque sabe que no va a poderlos pagar; si el director de la publicación lo apoya, los accionistas no, que el negocio es el negocio, y los don quijotes que se quieren arruinar defendiendo una verdad no están en el Consejo de Admministración de un periódico, etc. etc.
Tenemos el caso del español José Luis Gutierrez: "La noticia, publicada en D16 el 18 de diciembre de 1995, decía exactamente: una empresa familiar de Hassan II, implicada en el narcotráfico. El informe señalab a que había sido capturado en Algeciras un cargamento de cinco toneladas de hachís en un camion de dominios Reales, una empresa familiar de Hassan II. La captura se realizó por la Guardia Civil. La noticia, rigurosamente exacta, provocó una demanda de protección del honor de Hassan II, pero seis meses despues de publicada la información. La última sentencia, la del Tribunal Suppremo, de junio del 2004, admite que la información es veraz. Pero lo considera atentatorio contra el honor de Hassan II (hace falta valor) el titular de la información."
Ni qué decir tiene que eso significó para él años en dique seco, sin apoyos, y sólo en abogados ha gastado la mayor parte de su patrimonio, y, por ultimo, ha sido condenado. Con una información que reconocen que es veraz.
Eso le espera a cualquier periodista que no quiera hablar de lo bonita que lucen las niñas en las fiestas de sus 15 años o idioteces similares.
Si no hay bastante con llevar una diana en la cabeza por ser periodista...
Pablo, un abrazo fuerte. Y gracias por regalarnos este blog.

pabloprensa dijo...

Abrazo Gatopardo. Y gracias por enriquecer este blog con tus comentarios.

 

pabloprensa © 2005 using D'Bluez Theme Designed by Ipiet Supported by Tadpole's Notez Based on FREEmium theme