7/7/05

Algo va de Watergate a hoy...

La periodista Judith Miller ha sido encarcelada por orden de un juez de los Estados Unidos al negarse a revelar su fuente de información en el caso de una espía norteamericana cuyo nombre fue filtrado a la prensa.
La decisión judicial vulnera el derecho de confidencialidad de los periodistas, que permite a los comunicadores guardar en secreto la identidad de sus fuentes para protegerlas de cualquier retaliación.
Sin este derecho fundamental para los periodistas, hace tres décadas habría sido imposible proteger el anonimato de "Garganta Profunda", la fuente oculta que le permitió a los reporteros del diario The Washington Post, Bob Woodward y Carl Bernstein, desentrañar el complot de "Watergate" que condujo a la renuncia del presidente Richard Nixon.
Fallo funesto para la Libertad de Prensa.
Ver

5 comentarios:

fher dijo...

Felicidades por tener un excelente sitio web!!!!

Muchos Saludos,

Profesora Grahasta
www.profesoragrahasta.com

pabloprensa dijo...

Estimado Fernando Guadalupe Velarde:
Me halaga su comentario, viniendo de alguien con "alto conocimiento y manejo de aplicaciones" para Internet. Lo que no entiendo bien es por qué firma como "Profesora Graahasta" ¿Es un personaje que se ha inventado para ofrecer servicios esotéricos o se trata de alguien a quien le diseñó una página web para ganar nuevos clientes? Si es lo segundo, sigo sin entender por qué firma como ella, a menos que sea parte de la estrategia para divulgar su página. Me queda la duda. De todos modos, gracias.

jose dijo...

Que triste, esto se parece cada vez mas a una dictadura, el señor tarrateniente no quiere 'sapos' en su finca y lo menos que podemos esperar es que el señor capataz Uribe le haga caso... Ya ha mostrado su desdén con la profesión (ver post anterior), la que le ha servido de trampolín para su popularidad. Ojalá que no pase, ojalá...

Kozure Okami 浪人 dijo...

Caramba Caramba mi querido Pablo...

Aqui hay una clara contravia de intereses: a) el Derecho y DEBER fundamental e inalienable del periodista a defender sus fuentes, lo que me parece sumamente Necesario, y B)El Derecho a proteger la Vida de una presona con un trabajo de altisimo riesgo que de una u otra manera trata de Recabar informacion para proteger las vidas de sus Compatriotas (Aunque al hablar de Estados Unidos y Sus Espias siento muchas ganas que todos sean desenmascarados...)

entonces, cual de los dos Prima sobre el Otro?... O mas bien ambos deben ser respetados?... Quien aqui metio la Pata?... Debido a que la periodista desenmascaro a la espia?...Quien gana y quien pierde?

Esas son las Preguntas a hacerse si queremos ser justos y ponderar la verdad.


Kozure Okami

pabloprensa dijo...

Muy interesante la disyuntiva que planteas, amigo Kozure. Mi punto de vista es el siguiente:
1. La libertad de prensa (que es una extensión de la libertad de expresión, de opinión y de información) requiere de herramientas reales para su ejercicio y una de ellas es el sigilo profesional o secreto profesional del periodista. Sin este recurso, se limita la capacidad del periodista para acceder a datos de interés general que se mantienen ocultos por algún interés particular. Esto sucede especialmente cuando se investigan casos de corrupción.
2. El principal objetivo del sigilo profesional es proteger a la fuente (cuando existe algún riesgo de agresión, despido o cualquier otra forma de retaliación en su contra por haber revelado la información). Como recordaba alguna vez Javier Darío Restrepo, se trata de un pacto de palabra entre el periodista y su fuente, basado en la confianza y la buena fe de ambas partes.
3. El periodista tiene la obligación de corroborar la veracidad de las informaciones que obtiene por fuentes anónimas y, en todo caso, es responsable de lo que publica.
4. Una corriente del periodismo sostiene que el periodista debe publicar cualquier información, si es cierta, sin ninguna otra consideración. Yo me inclino más por el concepto de responsabilidad social: el periodista debe prever las consecuencias de lo que publica. Así interpreto el concepto de veracidad y oportunidad.
No es suficiente que la información sea cierta, se debe evaluar cuál es el momento oportuno para divulgarla. Sé que esta forma de pensar va en contravía del concepto de la “chiva” (decirlo primero a toda costa) que predomina en los medios, pero me parece que favorece la calidad de la información y le da un carácter más humano. (Por ejemplo, si en una situación de rehenes, el periodista se entera de un hecho cierto pero sabe que al publicarlo aumenta el riesgo de muerte de algún rehén, yo considero que debe abstenerse de publicarlo hasta que el peligro pase. Lo contrario sería estar dispuesto a sacrificar una vida por la”chiva”). Recuerdo que fue otra enseñanza de Javier Darío Restrepo: a veces no se trata de escoger entre lo bueno y lo malo (lo cual puede ser relativamente sencillo), sino entre lo bueno y lo mejor.
En el caso de la espía estadounidense, te confieso que tengo que estudiar más los detalles y el contexto de la información, para fijar una posición respecto a si debía o no revelarse su nombre. Pero en lo que si no tengo duda es que la periodista Judith Miller procedió de la manera correcta al honrar el compromiso de sigilo profesional con su fuente y asumir las consecuencias por ello. Estarás de acuerdo que en una periodista así, se puede confiar.

 

pabloprensa © 2005 using D'Bluez Theme Designed by Ipiet Supported by Tadpole's Notez Based on FREEmium theme